Los seres humanos tenemos muchas bacterias en diferentes partes de nuestro cuerpo y que influyen en nuestra salud. Por ejemplo, tenemos bacterias en la piel, la boca, las manos… pero donde más bacterias podemos encontrar es en el intestino. A todas estas bacterias juntas se las conoce como microbiota. En nuestro laboratorio, estudiamos la microbiota intestinal y cómo puede cambiar según nuestra dieta y nuestro estado de salud. Para nuestra actividad, hemos preparado un Twister con el que los niños conocerán el material de laboratorio que utilizamos, dónde se encuentra la microbiota, los distintos tipos de bacterias que la forman y los alimentos que la pueden beneficiar. Además, les enseñaremos como actúa la microbiota intestinal en la transformación de los alimentos en… ¡caca!