La actividad consiste en explicar cómo se pueden obtener pigmentos naturales a partir de reacciones químicas de elementos presentes en alimentos muy comunes. Con esos pigmentos los niños podrán pintar en papeles o tatuarse la piel.