Experimento 1: Tubo de Lenz. Al experimentar la caída libre de un pequeño imán por un tubo de material conductor se observa que este cae mucho más lentamente de lo esperado. Si hacemos lo mismo con un objeto no imantado (del mismo peso y tamaño), cae mucho más rápido. Esto de debe a que el imán que cae induce en el tubo conductor una corriente y por la ley de Lenz, la corriente crea un campo magnético que se opone al campo magnético del imán que están bajando, frenando su caída.

Experimento 2: Líneas de campo visibles: Con polvo magnético y unos imanes se va moviendo el polvo de forma que describe las líneas de campo que normalmente son invisibles.