Como en todo circuito eléctrico, se tiene un lado positivo y un lado negativo, al estar sumergidos los dos electrodos dentro del agua con sal (NaCl), las partículas positivas viajan al electrodo negativo para compensar el exceso de los electrones.

En el electrodo positivo que tiene acumulada la carga negativa se está formando hidrogeno gaseoso (H2) en pequeñas cantidades, por lo que deja libre a algunos iones OH. Estos iones OH producen un pH básico detectado por la fenolftaleína que en medio básico adquiere un color entre rosado y morado. Es por ello que alrededor de uno de los electrodos el agua cambia de color.

Reacción de oxidación en el ánodo (polo positivo)

2 Cl – 2e– → Cl2

Reacción de reducción en el cátodo (polo negativo)

4 H2O +   4 e → 2 H2 + 4 OH