Esta actividad propone un divertido “juego”, basado en una de las propiedades esenciales de la transmisión de la luz; la polarización. Mediante un monitor de ordenador preparado al efecto se demostrará que la luz que estos equipos emiten, a través de los cristales líquidos que configuran la imagen, es una luz polarizada y la imagen resulta “visible” solo cuando es observa la pantalla a través del filtro polarizador adecuado.